diumenge, 10 de novembre de 2013

Cuento el Pequeño Lobuho

Buenas tardes a todos, hoy he creado un cuento titulado el Pequeño Lobuho, con el que me gustaría trabajar el respeto por los demás con los más pequeños. Sin más preámbulos, os dejo el cuento y los títeres que usaré para explicarlo. Espero vuestras opiniones y comentarios!!!!

El pequeño Lobuho
Hace mucho tiempo, vivían en un bosque una familia de Lobuhos. Se llamaban así porque por el día eran lobos y  por la noche búhos. Esta familia guardaba su secreto muy bien porque no querían que nadie lo descubriese. 

Pequeño Lobuho iba a la escuela nocturna como búho, junto con otros animales ratones, topos, serpientes,…. Pero allí el pequeño Lobuho no se sentía muy a gusto, porque había dos serpientes compañeras suyas que siempre se metían con él. Le llamaban débil, endeble, poca cosa, …. y nunca valoraban nada de lo que él pudiera decir o hacer.

Hasta que un día, todos los animales de la escuela hicieron una excursión por una montaña muy alta. Cuando fue hora de volver, la maestra de Lobuho contó todos sus alumnos y se dio cuenta que faltaban dos: las dos serpientes.

El pequeño Lobuho no se lo pensó dos veces, rápidamente corrió hasta el lugar donde las había visto por última vez. Se hacía de día y Lobuho empezaba a notar que cambiaba de aspecto, que se convertía en lobo. Esto no le fue un impedimento para seguir buscándolas  no le importo que todo el mundo  conociera su secreto.

Cuando finalmente las encontró ya se había convertido en lobo. Las serpientes estaban atrapadas en una trampa de un cazador y muertas de miedo al ver que se habían perdido y que un gran lobo se las iba a comer. Lobuho se acercó despacio hacia ellas y les explico quién era y para que había venido.

Se quedaron muy sorprendidas y agradecidas por el gran acto de bondad que había tenido su compañero como búho y como lobo. A partir de aquel momento, las serpientes aprendieron la lección, aprendieron a respetar a todos los compañeros ya que todos nos podemos ayudar en un momento determinado y las tornas pueden cambiar con mucha facilidad.